Tú-mereces-un-amor-bonito

🦋 Tú mereces un amor bonito

Tú mereces un amor bonito. Y como dice el estribillo de una canción “Cálmame la sed que tengo de tu amor bonito”. Y es que anhelar sentirse amado por un amor bonito; es un clásico imperativo en materia sentimental, y más aún que todo ser humano o animal mortal; lo merece por decreto celestial con total absolutismo. Ese amor que sabe ser de impacto, si es bonito, que es el resultado de la suma de varios factores, que se lucen entre lo tierno, real, verdadero, y eterno que sobrepase todo entendimiento.

Si hablamos de merecer.Todo depende de nuestras expectativas. Y satisfacer los anhelos del alma sin que sobresalgan algunos rasgos egocéntricos, nos sorprendería nuestra poca capacidad para atinarle con la humildad y generosidad necesaria hacía nuestra contraparte.

Quizá; sea más factible obtener un amor bonito, enfocados únicamente en amar sin esperar nada a cambio, sin demandas, dejando fluir lo que tengan para entregarnos en esencia. Así como ama el reino animal.

Tú mereces un amor bonito

Merecer un amor bonito, como un derecho universal contemplado en las leyes del corazón, en términos generales el amor bonito nació para merecerlo tú, el, nosotros, vosotros, ellos, en todos los pronombres personales y en cualquier tiempo verbal, más allá de toda duda razonable.

Porque es maravilloso sentirse amado, con ese sabor exquisito y dulce que solo sabe ofrecer ese amor delicado, placido y suave, como el lago más azul rodeado del más hermoso paisaje de tierras propias o lejanas, enmarcado en una felicidad plena que contagia, íntegramente carente del más tenue de los lamentos.

Un amor bonito, que nos conquista con rosas, mil frases y atenciones gentiles, te quiero al despertar cada mañana, y en la noche al descansar nos brinda un sutil y apasionado néctar que invade tu cuerpo, mente y alma, que nos tatúa una sonrisa en los labios, merecemos ese amor bonito que también estremezca cada fibra de nuestra piel hasta los huesos.

Ese amor que de lo bonito, parece irreal, no se cree posible que exista y mucho menos para sentir, y hacerlo sentir. Porque merecemos ese amor que en un solo gesto te enamora, con la capacidad de enamorarte nuevamente cada día, manteniendo intacta la llama de la pasión y el interés. De tal manera que, porque no construirlo entre dos con sellos de garantía y sin fecha de caducidad.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *