Triste-Historia-de-Amor

馃 Triste Historia de Amor – 隆Intenta no Llorar por favor!

Esta historia, es una historia que le ocurre a muchas personas, se podr铆a decir que est谩 basado en hechos muy reales. Es un triste historia de amor de dos personas que se amaban con locura, hasta el punto de adorarse.

Su amor era tan grande que se hab铆an jurado que nada, ni nadie los podr铆a separar, y que estar铆an juntos hasta el fin de los d铆as. Que se amar铆an, costase lo que costase; hasta que la muerte los separar谩.

Ella el dec铆a a 茅l: 鈥淓res lo 煤nico que me importa en esta vida, lo eres todo para m铆, eres mi luz, y mi raz贸n de vivir; siempre estar茅 a tu lado; te lo juro鈥

脡l simplemente le dec铆a que la amaba.

Ella siempre se quedaba con los anhelos de escuchar lo mismo de 茅l, el tiempo fue pasando y cada vez m谩s; las cosas fueron cambiando, se fueron enfriando. Que las cosas ya no eran las mismas, que el amor que 茅l le juraba tenerle a ella, se estaba muriendo.

Una Triste Historia de Amor donde ella se Apagaba.

El alma de ella, poco a poco se fue apagando; ella ya no era la misma. Ella siempre quer铆a estar con 茅l, pero 茅l para todo ten铆a una raz贸n para no estar, ten铆a excusas. Su respuesta era: 鈥渉oy no puedo, tengo trabajo鈥

Ella s贸lo se consolaba viendo las fotos y videos de cuando 茅l sol铆a amarla, con devoci贸n. Eso le ayudaba a calmar el dolor de la ausencia.

Ella ten铆a tantas ganas de compartir con 茅l, pero 茅l siempre ten铆a algo m谩s importante que hacer. 脡l jam谩s se dio cuenta que ella lo amaba a 茅l con todo el coraz贸n.

Pues 茅l, era su raz贸n de vivir, todo lo que importaba, era su todo.

Un d铆a de tantos, la tristeza invadi贸 el coraz贸n de ella, y le llam贸, y le dijo: 鈥淩oberto, necesito hablarte, te lo pido por favor鈥

Pero la respuesta de 茅l, era siempre la misma: 鈥渉ablamos despu茅s, ahora no puedo鈥.

Ella sin embargo, insist铆a: 鈥淪贸lo ser谩n 10 minutos鈥.

Pero 茅l nunca llegaba, o si llegaba lo hacia tan cansado, que ya no ten铆a inter茅s en hablar.

Entre m谩s ella quer铆a hablar con 茅l…

…茅l m谩s se alejaba de ella, le pon铆a excusas.

Cada vez que 茅l se portaba as铆, Fabiola, lloraba en la soledad de su habitaci贸n, r铆os de l谩grimas ca铆an y mojaban un papel que siempre sosten铆a entre sus manos.

Lo que 茅l nunca supo, es que ella estaba muriendo, el cuerpo de Fabiola se estaba llenando de moretones. Le resultaba dif铆cil respirar, a veces ella se sent铆a d茅bil, con nauseas.

La sensaci贸n de cansancio le pesaba mucho, y la p茅rdida de apetito, era com煤n. Cosa que 茅l nunca not贸, porque estaba muy ocupado.

Pero a pesar de eso, 茅l siempre la ignor贸, a煤n en su peor momento, 茅l decidi贸 viajar por unos meses; ella se qued贸 sola, sin la persona que dec铆a amarle. Las llamadas de Fabiola, llegaban, pero 茅l raras veces las contestaba.

Cuando Roberto regres贸 de su viaje, como de costumbre, fue a ver a su novia, cuando lleg贸 la madre de Fabiola, le cont贸 que ella estaba en una cama de Hospital, pues se le hab铆a diagnosticado una enfermedad terminal, que Fabiola, trat贸 de advertir a Roberto por mucho tiempo.

Su situaci贸n, hay hab铆a empeorado, para cuando Roberto lleg贸, Fabiola, estaba a borde de la muerte. Lo 煤nico que pudo hacer Roberto, fue verla marchitarse en aquella cama de hospital.

Los d铆as pasaron, y Roberto se acongoj贸, por la p茅rdida y darse cuenta que nunca estim贸 a Fabiola. En un instante, Roberto entr贸 en la habitaci贸n de Fabiola, y en su mesita de noche, encontr贸 una nota, con el nombre de 茅l; escrito.

En esta nota dec铆a:

鈥淟amento haberte molestado tantas veces con mis llamadas, lamento las muchas veces que te ped铆 que estuvieras a mi lado, perdona si te quit茅 tu tiempo鈥

鈥淒isc煤lpame, por todas las veces que te llame queri茅ndote ver, disc煤lpame por hacer de ti; mi necesidad, pero quer铆a pasar mis 煤ltimos meses a tu lado, te quise hasta el d铆a de hoy, siempre te quise decir que mis d铆as estaban contados, y quer铆a vivirlos s贸lo a tu lado, te am茅, te amo y nunca dejar茅 de hacerlo鈥.

Cuando Roberto vio la nota, y ley贸 lo que ah铆 dec铆a, estall贸 en llanto, golpe贸 las paredes, y grit贸 el nombre de Fabiola, pero ya era demasiado tarde; ella ya se hab铆a marchado.

El que te pierde despu茅s te necesita.

La realidad es esta muchas personas que 鈥渄icen amarnos鈥, esperan hasta que ya nos perdieron para hacer algo, para valorar nuestro amor, y por en cambio, juegan a perdernos, juegan a que el destino nos arrebate de sus vidas.

Es triste cuando quien dice amarnos, se da cuenta muy tarde que nos ha perdido. Y que el da帽o ya no se puede reparar, que por mucho que llore, ya no nos puede volver a tener.

Tristemente esto ocurre en todo momento, muchas de las personas pierden a las personas que m谩s les aman, por descuido, porque sencillamente no supieron valorar lo que ten铆an enfrente.

Se dejaron llevar por las ocupaciones, los 鈥渜uehaceres鈥 de la vida cotidiana, se perdieron en si mismos, para darse cuenta despu茅s que lo m谩s valioso, se les estaba escapando de las manos.

Es triste ver que solo 鈥渂uscan鈥 cuando sienten que han perdido algo, y no valoran cuando lo tienen. Es triste porque solo cuando han perdido lo que ten铆an, es cuando se dan cuenta de su tremendo valor.

Esta historia refleja tambi茅n, el hecho de que siempre nosotros, debemos valorar a quien tenemos a la par, que no debemos esperar hasta que la tragedia nos arrebate a quien amamos de verdad.

Debemos ser conscientes de que las personas que orbitan nuestras vidas, son valiosas que no son reemplazables, que no son como un aguja.

No son como un objeto que se puede recuperar f谩cilmente.

No, las personas son valiosas, y en cualquier momento el destino, y el descuido, nos puede pasar que la vida nos las arrebate. Que se las lleve lejos de nosotros.

Es por eso que debemos disfrutar cada momento con la persona indicada, pues esta no siempre estar谩 con nosotros, llegar谩 un d铆a en que la vida, diga: 鈥渉asta aqu铆 no m谩s te lo preste鈥. Y tengas que devolverlo, pues ya fue para ti.

Y ahora es momento de regresarlo, es momento de devolverlo, y es momento de desprenderte. Pero mientras est谩 aqu铆, hay que vivirle, hay que disfrutarle, y hay que saber aprovechar el tiempo que tenemos con esa persona especial.

Para que historias como la anteriores, no se repitan m谩s.

2 comentarios

Dejar una contestacion

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *