No-persigas-el-amor-deja-que-este-te-encuentre

No persigas el amor deja que este te encuentre

No persigas el amor, deja que este te encuentre, no mendigues dulzura; vales mucho para andar rogando por migajas de cariño. Llega un punto en que nos preguntamos, ¿qué queda después de tantos años de estar a la persona perfecta para compaginarnos?, ¿dónde quedaron esos besos, esas miradas, y esas caricias de telenovela que anhelamos tras nuestro primer romance?.

Ni una sola palabra, ni más gestos, ni miradas con pasión, ni rastros de besos cargados de fidelidad. Todo a nuestro al rededor han sido días de soledad, y de amores cutres que no hacen sino ser pasajeros en nuestras vidas, que no se quedan, y cuando lo hacen; sólo traen dolor, días lluviosos, de caricias ausentes, y de miradas pérdidas.

¿Qué hacer cuando hemos luchado tanto por una relación y esta ha fallado?, ¿qué ocurre cuando nuestro corazón se cansa de tantas decepciones, desilusiones y desengaños?, ¿a dónde llevamos nuestro amor, si a todos los sitios a los que volteamos sólo hay más de lo mismo?, ¿será que ya no queremos amar ni ser amados, o es sólo que simplemente nos cansamos de ver lo que hay en el menú?. ¿Te identificas?

Hola que tal, aquí Marco Antonio, y hoy quiero compartir una hermosa reflexión contigo, en donde quiero compartir además unos consejos útiles, para que ya no persigas el amor ni mucho menos estés detrás de él, clamando por bellas palabras, y siendo tratado como perro a los pies de quien no te merece.

No persigas el amor, deja que este te encuentre.

Lo sé, yo también pasé por eso muchas veces. Y con el tiempo lo notas, te das cuenta, que entre más corres tras aquello que tanto anhelas, más esto parece huir de ti. Lo sé, porque yo he estado muchas ocasiones, en ese sitio. La sensación de que la soledad vino para quedarse; y el instinto primario de querer aceptar esto como sano, y pretender que esto está bien.

O es eso, o estar con una pareja ausente. De esos que son amores fantasmas, que dicen estar aquí, pero nunca se les ve. Nuestros amigos preguntan por ellos, y nunca están; son amores semejantes a meros mitos, leyendas urbanas, casi fenómenos paranormales; mejor llamarlos: amores paranormales, porque presumen de ser reales pero nadie puede probar su existencia. Es duro, damas y caballeros, es duro tener que despertarte a la mañana y no tener a nadie que te diga lo hermosa que te ves, o que admire esos ojos tan bellos que Dios te regaló.

Es duro, esperar una llamada que nunca llegará, la sensación de una vida vacía, la sensación que provoca el amor incompatible, de esos que dicen estar con nosotros; en palabras, pero que no lo demuestran en acciones. Para cada cosa tienen una excusa, para cada cada cual, una razón por la cual no estar aquí; siempre somos desplazados, por cosas que según ellos son más valiosos, y es ahí cuando tocamos fondo y nos refugiamos en aquel dicho que dice: “mejor sólo que mal acompañado”.

Y desde que el amor se hizo enfermo, la soledad se hizo medicina.

Ya nadie quiere amar, ya nadie quiere jurar más allá del tiempo, y todo se convierte en una carrera por demostrar el menos interés posible: “no le llames, pensará que te mueres por estar con él”, “no muestres demasiado interés, lo espantarás”.

¡Que estresante!, tener que jugar al “pilla-pilla”, con un amor que cuando termina por quedarse con nosotros, se sentirá como si nunca estuvo aquí; al menos cuando se marcha, sentiremos que perdimos algo, pero a veces; ni eso. Pues nunca lo tuvimos, es cuando nos cansamos, nuestras fuerzas de acaban, llegamos hasta hartarnos, que decimos: “bienvenida la buena soledad, y adiós los males de amor”.

Y es justo cuando nos damos cuenta que todo este tiempo, hemos estado detrás persiguiendo el amor. Sin dejar que este fluya y nos llegue. Llorando por amores equivocados y repeliendo a los indicados.

Cuando llegamos a este punto de inflexión, somos como náufragos perdidos en el oleaje de los mares bravíos, viendo a donde el viento nos permite, esperando llegar a un lugar; esperando que algo mejor aparezca o al menos que deje de doler lo que recién nos lastimó.

Tocamos fondo y es cuando nos sentimos sin esperanzas, creyendo que cualquier cosa para nosotros, *es imposible y que lo único que existe, es la fría realidad de nuestros pensamientos y nuestra habitación llena de historias que jamás contaremos y de memorias que nunca tendremos.

Tocamos fondo, sin embargo.

Hay esperanza, déjame contarte algo que he descubierto recientemente, y que seguro te ayudará tanto como lo hizo conmigo, y fue esta frase: “no persigas el amor, deja que este te encuentre”.

Por mucho, pensé que se trataba de una frase “cliché”, de aquellas que les dicen a solteros eternos, para aceptar una realidad, que parece no poder cambiarse. Pero lo que no mencionaron y fue algo que descubrí, que esta frase tiene más poder del que aparenta mostrar. Y se trata de algo muy simple, y poner nuestro esfuerzo en ser grandes amores, y exhibirnos ante potenciales amores.

De eso se trata, no se trata de quedarse en casa, esperando a que alguien toque a tu puerta y te diga: “hey, eres lo que has estado esperando todo este tiempo”. No, esto no se juega a así, se trata de un esfuerzo consciente de salir, de mejorarte como persona, de aportar algo nuevo. De convertirte en todo aquello que te gustaría encontrar en otra persona.

Una pregunta justa es esta: “si tú fueras tu equivalente femenino o masculino, ¿estarías encantado de salir contigo mismo?”, es decir, si tú fueras mujer y tu “yo hombre”, te invitará a salir, ¿estarías dispuesta a aceptar?

O si tú siendo hombre, ¿te enamorarías de ti mismo si fueras una mujer?. De nuestras respuestas, depende quienes somos, ¿acaso pedimos mucho o nos conformamos con poco?, porque piensa que allá afuera alguien anhela estar contigo, la pregunta es: ¿eres digno de ser anhelado?

Porque allá afuera, hay alguien que espera que tú llegues, sentando en la soledad de su alma, se siente sin esperanzas, por la sencilla razón de que a ti no te ha conocido.

Porque cuando lo haga, los días fríos, se harán primaveras cálidas.

Las noches oscuras, se volverán de cielos estrellados y románticos. Cuando ese alguien te conozca, se sentirá la persona más dichosa de este mundo, volverá a confiar en el amor, y sentirá que tú cambiaste su mundo, que eres su ángel, la esperanza de que aún se puede amar en esta vida. Ese alguien está esperando a que tú llegues, ese alguien es una persona muy hermosa, que tiene mucho amor para darte, muchas ilusiones que serán solo tuyas.

Esa persona, no solo será para ti, sino tú para ella.

No pienses que será solo tuya, sino que tú también serás para él o ella. Serás motivo de su sonrisa, serás el primer pensamiento al amanecer, y lo más bello que rondará en su cabeza.

Serás el anhelo de los que lloraron; pues tú vendrás a recoger sus heridas y las convertirás en sonrisas de niños jugando por los parques, y dejando a las flores; crecer feliz. Manteniendo en tu alma la esperanza, para que otros sanen su males con tu amor, te convertirás en un gran recuerdo; perdurable y eterno. De aventuras podrás dar, la ilusión tuya es, para ser la esperanza de amor de alguien más.

No es que estés sin nadie, es que alguien está sin ti. Para hacer que el amor venga a ti, debes ser la ilusión que otros quieren tener. Debes ser el cambio que quieres ser en los demás. No salgas a encontrar a la persona indicada o de ensueño; sé tú la persona indicada y de ensueño.

No salgas a encontrar a la persona indicada o de ensueño; sé tú la persona indicada y de ensueño.

No persigas el sueño mi amigo; tú debes ser el sueño. No persigas la meta; sé tú la meta. Porque cuando concibas que eres la ilusión encarnada de alguien más, comprenderás lo mucho que vales, comprenderás que no eres quien caza, sino el que será cazado. No eres quien persigue, sino más bien al que van a perseguir.

Esta parte de lo que aprendí, lo llamo: ser el amor que tú desearías tener. Así cultívate, arréglate, ponte regia, adorna tu corazón con prendas alegres, viste tu rostro de risas, y de ilusión tu mirada.

Y lo siguiente es…

Notoriedad.

Así sea la cura contra el cáncer, si este no lo conocen; simplemente no existe. Es la realidad, por mucho que seas el sueño húmedo de un amor que te anhela, si este no te conoce, simplemente no existes.

Debes dejarte notar, debes dejarte ver. Debes sacudir tu vida como nunca lo has hecho antes, toma tu auto, enciende el motor. Ve a algún lado, pues la grandeza; pequeñeza es cuando nadie la conoce. Cuando no se exhibe, pues lo monumental de una bella montaña radica en su tamaño, porque este le deja ser observada, contemplada y admirada.

Si, no te conocen; no existes

Si, no te conocen; no existes. Es la realidad, nadie puede encontrar lo que no se deja hallar. Es por eso que deberás dejar que la gente te conozca, haz caridad; ve a hospitales y visita enfermos, sal de casa, o bien ofrece cenas en tu apartamento, permite que tus amigos inviten a otras personas.

El mundo no son solo las discotecas y los amores de una noche. También hay bibliotecas, viajes, cumpleaños y hasta de bautizos se pueden encontrar amores no esperados. Pero debes dejarte hallar. Porque cuando te presentes y brilles, alguien se maravillará con lo que tú eres, y este tratará de conquistarte, tratará de demostrarte que lo vale, y que tú debes dedicar tu tiempo a conocerle.

La receta es tan simple, que está compuesta de dos partes: ser una persona maravillosa a la cual conocer, y dos: dejarte hallar, notoriedad en última instancia.

Dos simples cosas que si empiezas a hacerlas, empezarás a notar más resultados, la gente se acercará más a ti, tendrás más opciones, y podrás elegir, hasta con quién casarte. Te lo aseguro.

Un comentario

  1. Es cierto,y gracias por lo que dices ,y darnos estas «acnedotas» de la vida,cuantas veces uno da,para que la otra persona no lo valore,pero que hay de las personas que por alguna razón entran en tu vida,pero no vive en tu mismo pais,viven en otro,pero te dedican de su tiempo,te buscan,te llaman,pasas unos minutos maravillosos,como oasis, en un desierto de soledad,y te dedican de su tiempo,te muestran donde,trabajas,donde,vive,que,música le gustan etc,que hay con esas personas,porque déjame decirte que la distancia ,no es un mito,en esta era moderna,entonces dime que hay con esas personas?? GRACIAS!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *