El-que-te-pierde-luego-te-necesita

🦋 El que te pierde luego te necesita

El que te pierde, luego te necesita. El que se ríe de ti, mañana se arrepiente, el que no te valora, te extraña, y el que te pierde luego te necesita.  Pues a veces el único defecto que una mujer tiene es que se le olvida lo mucho que vale.

A veces necesitas un tiempo para pensar en ti, en darte cuenta que no mereces el trato que recibes por parte del que alguna vez te dijo amar. Pues esa persona pronto se acomoda a la idea de que tú siempre estarás ahí para este, que sencillamente te dará por seguro sentirá que siempre estarás ahí para él.

Sin embargo, es necesario comprender que como persona, como ser humano; vales muchísimo para ser tratada con tanta frialdad, con tanta aspereza. Pues tú eres demasiado amor, para tanta ausencia, para tanta falta de atención para, tanta falta de amor.

Quien te pierde luego te necesita


Es la realidad, pues quien te pierde, después te extraña, después te busca y trata de convencerte de que vuelvas a través de los recuerdos, para luego volverte a lastimar con las realidades. Volver a confiar en alguien que ya te demostró con hechos palpables que no te ama, que no te quiere, que no busca dedicarte tiempo, sino más bien quitártelo, es quien debes alejar de tu vida, es de quien debes renunciar, es de quien te debes desapegar, porque un minuto más con esa persona, es un minuto menos con la persona que daría lo que fuera por estar a tu lado, a tu par.

Quien no demuestre lo que siente, pierde lo que quiere.

Es la realidad, si la persona que te dice querer vive detrás de ausencias prolongadas, sin más intención que retenerte para que no te vayas, en vez de darte amor para que te quedes, es quien realmente merece tu adiós, tu ausencia y tu indiferencia. No vale la pena aferrarte a esta persona, habiendo otra persona buena, que espera por entregarte su tiempo, sus días, compartir contigo su felicidad.

Pues así como hay malos amores, también los hay buenos. Hay quienes se prepararan toda una vida para ti, quienes esperan que un día poses en sus jardines y te quedes; para siempre. Será una persona que estará dispuesta siempre a saber de ti, a escuchar de ti, a tomar en cuenta tus opiniones, tus deseos, tus anhelos y decisiones. Y es que a veces….

A veces no necesitamos consejo, solo necesitamos quien nos escuche.

Y esa persona estará aquí lista para escuchar lo que tú tengas que decir, escuchará atentamente los latidos de tu corazón, verá tus penas, dolores y cicatrices y se maravillará por la gran mujer que hay en ti, pues verá que cada marca en tu piel es el resultado de tus batallas contra la adversidad, y contrario a juzgarte; te aceptará, te admirará y dirá lo grande que tú; eres.

La vida te enseña a que no debes mostrar el mar que llevas dentro, a quien no sabe nadar. Nadie se cruza en tu vida por azar, las personas entran a tu vida, por una razón, una estación, por un tiempo quizás, o por una vida; entera.

No te debes aferrar

Así es como debes aceptar esto, no te debes aferrar a quien se marchó, ni mucho menos seguir amando a alguien que para nada se merece ni siquiera una lágrima de tus lindos ojitos, tan bellos, que solo deben ver la belleza de quien te ama, y quien lucha por estar a tu lado. Y aún quien merece tus lágrimas, no te hará llorar.

Así que no tengas miedo de dejar ir, no tengas miedo de soltar; si el amor aprieta; no es de tu talla, así que mejor será que te apartes, busques tu camino. No tengas miedo de hacer esto, pues…

Tu mejor maestro, es tu último error.

Si no te dan razones para quedarte, mejor márchate. Pues hay personas que único que tienes de inteligente, es el teléfono.

Y aunque suene duro de decirlo, es cierto hay personas que no tienen nada que dar y mucho que quitar. Son personas que se roban tus ilusiones y todas tus ganas de amar. Son personas que te convencen, hasta el cansancio que estando sola, es la única manera de ser feliz. Y esto no es cierto, allá afuera, también hay buenos amores que darían lo que fuera por conocerte, por estar a tu lado; y por hacer que tú llegues.

Quien te pierde, tarde o temprano se arrepiente.

Es la verdad, cuando este se da cuenta que ya te marchaste, que ya no estás, hará lo que fuera para que te quedes, para volver al ciclo de “empacar, y desempacar”. Ya es un libreto rehusado, que tú ya te sabes de memoria, el mismo perro; los mismos trucos, ya sabes de qué va, ya sabes qué dirá, te sabes el guión de PE a PA.

No renuncies al amor, solo porque esta persona no te supo amar.

No permitas que tus heridas te transformen en alguien que no eres. Nunca delegues tu felicidad a una persona que no te quiere, eres la única responsable de tu bienestar, y tú sentir, y de tú vivir.

Así que sal allá afuera, déjate encontrar, deja que las personas, se sientan afortunadas de conocerte, y créeme, así será. Hay gente que no querrá estar contigo, por la misma razón por las que otras, estarán maravilladas. No te aferres a la idea de que no encajas, ve y busca tu lugar, lo encontrarás.

Pero ya no busques tu lugar entre los escombros, ya no los busques en los amores del pasado, ve hacia el futuro, entiende que más allá hay un amor para cada cual, y el tuyo sigue esperando a que tú aparezcas, ha apartado un lugar en la silla, esperando a que tú te sientes, y aparezcas.

Pero hazlo, déjate sanar, aléjate de quien solo te lastimar.

Y Sana, porque parte de sanar es dejar ir.

Sanar no significa que el daño nunca existió, significa que el daño ya no te controla. Hay decisiones que las debemos tomar entre lágrimas, a sí sea que duelan. Las debemos encarar, para mejorar nuestra estabilidad emocional, está bien si lloramos por un rato, y no que lloremos por una persona que realmente poco nos vale.

Soltar

Soltar, es una de las maneras más sencillas de permitir que la persona idónea para tu vida, aparezca, y te lo juro, te vas a agradecer por esta decisión que tomas hoy. Ya que si no lo haces, terminarás más arrepentida de las cosas que no hiciste, que de aquellas que hiciste.

Ya que si estás deprimida; es porque vives en el pasado, si estás ansiosa; es que vives en el futuro, pero si estás en paz; es porque vives en el presente.

No vivas más en el pasado, ya suéltalo, no tiene ningún caso que te aferres a algo que ya no controlas.

Alguien por ahí solía decir que “si algo no tiene una solución” entonces “no es un problema”

Y esta es la realidad, si con aferrarte hicieras que la otra persona cambiará, pues que bueno fuera, pero vamos que es que llevas muchos años detrás de ese alguien que no aprecia que estás o no. Que sólo cuando te alejas, es que viene solo para retenerte, pero no para quedarse. Que solo te motiva a engancharte, pero no a querer estar.

Y así, no tiene sentido alguno.

La idea es querer estar, y no sólo estar.

La idea es de verdad disfrutar del amar, y no solo pretender amar.

Eres la mejor decisión que puedes tomar, pues tu felicidad no es negociable, no puedes ponerle precio, ni mucho menos pretender que el mismo que te lastimó sea el mismo que te repare. No, no puede ser así. Parte de amar, también es aprender a soltar, y demostrar que te amas lo suficiente, es más importante.

Porque ¿qué sentido tiene no perderlo a él, si te pierdes a ti?

No tiene ningún sentido, por eso te digo, que debes aprender a quererte, y no aceptar migajas por amor.

El que te pierde después te necesita, pero no te ama. Es la realidad porque si decidió perderte, es porque también decidió no amarte. De nada sirve que te vengan con cuentos e historias de dolor, y te llene de dramas y lágrimas, cuando en realidad lo que cuenta es que su amor se vea “real”, y no una fantasía bien elaborada, como si se tratará de un cuento de hada.

El que te pierde después te necesita.

Pero ¿cómo es posible que pierda aquello que dice amar?. La realidad es que eso no tiene lógica, porque si te quiere; te cuida, si te ama; procura tu bienestar, si te desea en su vida; hace lo que sea para que te quedes. No espera hasta que te ve irte, para retenerte. Pues vale más la pena uno que lucha por mantenerte aquí, a uno que solo te detiene cuando te ve marcharte.

3 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *