No-estoy-para-rogar-amor-a-nadie

🦋 No estoy para rogar amor a nadie

Te amo, pero no lo suficiente como para rogarte, pues estoy en un punto de mi existir, en que ya no estoy para suplicar, ni para mendigar, mucho menos sufrir. Hoy solo deseo ser feliz. Creo que deberé ser honesto contigo, pero yo ya no estoy para andar suplicando por migajas de caricias. Que por más amor que yo tenga para darte, no estoy dispuesto a que tú me arrojes restos de lo que te sobra. No voy a seguir esperando, no seré un fantasma de ti. Porque el amor tiene un límite y se llama dignidad, no podré ante tus pies lo mejor de mi alma, para que tú lo pisotees, no seré un eco de ti.

No estoy para rogarle a nadie, porque sé muy bien lo que valgo, lo que puedo dar. Porque sé que tengo mucho para dar, y porque sé mucho de mí, para saber que puedo atraer a alguien más a mi vida. Y ese alguien será distinto a ti.

No me quedaré parado frente a tu puerta, esperando haber a qué horas decides abrirme tu corazón. Yo te quería demasiado, quería estar a tu lado; solo quería una vida contigo; solo una. Te entregué mis sentimientos para que cuidaras ellos, , y tu maldito ego engordado se tragó todo. Solo quería una hermosa historia contigo.

Pero ahora sé que no debo estar aquí.


Porque no es sano ni para mí, ni para mi corazón. No haces falta, aunque dueles, aquí ya no cabes más. Yo solito puedo valerme por mi mismo. Amores hay muchos, no eres lo único. Existen nuevas posibilidades más allá del silencio de tus palabras, y de la frialdad de tus abrazos. Hacerte entender las cosas es difícil, ver nuestras conversaciones me hace sentirme un tonto.

No te pediré que cambies, o que regreses solo cuando seas otra. No voy a estar a tu par, tratando de que me sientas, porque cada paso que doy hacia ti, solo engorda tu ego. Tengo dignidad, porque a decir verdad se necesita ser idiota, para jugar con los sentimientos de una persona que siempre estuvo ahí para ti. Por esa misma razón, te suelto.

No estoy para besar el piso porque el pasas.

No estoy dispuesto a agacharme y suplicarte porque regreses a mi lado, lo siento y aunque suene duro, ahora te toca a ti hacer eso. Si no lo haces, no me importa, me da igual, la verdad.Sin ti puedo respirar, mis mañanas siguen siendo cálidas, el sol sale, y las facturas llegan. Aunque dudo que vengas a mí no tienes ni el valor ni las agallas para luchar por lo que quieres.

Ni pienses que voy a sonreír cuando te vea, porque yo ya te solté. Ya no haré nada para que vuelvas, lo nuestro no funcionó y tampoco creo que vaya a funcionar. Y siento que nunca fue plan del destino que estuviéramos juntos.

No volverá suplicarte, me di cuenta lo que en realidad vales.

Durante todo este tiempo me di cuenta que las cosas me van mejor sin ti, y que creo que lo más sano para mí es no buscarte.

Deja de pretender que te hago falta, deja ya por favor esos mensajes cursis, que nunca enviaste cuando yo los esperé. Deja de darme supuestas razones, porque ahora soy yo quien te dice, que te vayas, que te marches y que no regreses más. Ya no me perderé en ti, si sueño contigo, le pediré a mi alma que me despierte, ya no me quiero reflejar en tu mirada, ni una vez más, ya no quiero ni siquiera sentir tu cuerpo.

Ya no quiero abrazarte, ni deseo que me estreches.

Aunque ya no estés aquí, ya no te quiero en mi mente. Vete por favor, ya no haces falta, tu presencia me asfixia tus palabras, me dañan y tus excusas me hacen mal, déjame recordarte así como un bello recuerdo que estrecharé como una ilusión pasajera, y agradeceré al destino por haber compartido una historia contigo, así te quiero recordar.

Pues para mí, recuerdo eres, y en el recuerdo te quedarás. No haz de formar parte de mi vida, esa oportunidad tú misma te encargaste de destruirlo con tus acciones, entiende que no me voy por falta de amor, sino por la sobra de desilusiones que tu misma me diste.

Fuiste arquitecta de que lo nuestro fuera; tú misma te encargaste destrozar el amor que yo te di.

Siempre queriendo que yo estuviera a tus pies, siendo la sombra de tu propia sombra, esperando a que yo fuera constante; que estuviera cuando quisieras. Pues te traigo noticias, no soy así; no me quedaré llorando tu recuerdo, no; no estoy para rogar amor, porque lo tuyo fue tristeza y dolor, no me consideres mala persona, no lo soy.

Porque siempre fui yo quien más dio.

Y lo admito, mi alma te sigue anhelando, pero mi mente ya te está olvidando, tu recuerdo solo queda como algo que fuiste, y que nunca serás. Pues lo que te di, no lo supiste estimar. Los besos que te di, tuyos son; no te los reclamaré, pero ya no hay más de esos para ti, pues cuando yo quería dártelos, tú los desperdiciabas.

¡Mentira! si me dices que nunca te comprendí, fueron muchas años, dándote instantes bellos. No amor, no me pidas que te comprenda, ya no me des mentiras. Regresaré a mi vida, seré fiel a mi mismo, y ya no estaré pendiente de ti, mi corazón ya no laterá por ti. mi corazón ya dejó al tuyo. Pues el tuyo fue escarcha y roca, polvo y cenizas, agonía y dolor.

Por eso de ti, ya no quiero más mentiras, ni promesas que no vas a cumplir, ni oportunidades que desperdiciaste. Fueron hermosas las cosas que te di, y que arrojaste por el puente, yo pienso que, no fue nada tonto lo que te di. Ya no discutas, esto caso ya no tiene, no te quedes, vete; ya no te daré ni siquiera esta noche. Déjame sentirme solo, quiero recordarte así, como algo bello que tuve, pero ya no te quedes, aquí ya no hay lugar, no lo dudes. No bajes la mirada, pretendiendo que me conmoveré, ni me ofrezcas amistad.

Amigos, ¿para qué?, pero si lo prefieres: amigo, te perdono, pero a ti ya no te quiero amar. Esa es la única cosa que debes saber, y es te quise, te sigo queriendo pero contigo; ya no volveré.

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *